Archivo mensual: abril 2011

Sobre el "jardín del terror" y el maltrato infantil

Este 14 de abril Meganoticias presentó un reportaje sobre el maltrato a menores en un jardín infantil de Quilicura. En las grabaciones hechas por los periodistas se puede constatar cómo las “tías” golpean, zamarrean, gritan e ignoran a los niños que deberían estar cuidando.

Yo me enteré de la noticia por Twitter, cuando alguien difundió el reportaje. Mi primera reacción fue de repudio hacía esas mujeres. Casi todos los comentarios al respecto en las redes sociales eran mensajes de odio y deseos de venganza y castigo: “que se pudran en la cárcel esas perras”, “sáquenles la chucha” e incluso hubo acoso cibernético a sus cuentas de Facebook,  a la de sus parejas y más de una publicación con las direcciones de las susodichas.

Les seré honesta: en un principio también tuve ganas de participar en todo ese revuelo. Y es que ver cómo golpean a unos niños, especialmente si eres padre, te revuelve el estómago. Por suerte mi novio, mucho más cuerdo que yo (en ocasiones xD), enfrió un poco mis pasiones y me hizo pensar en el asunto de manera más analítica.

Para empezar, creo que en nuestro país existe una contradicción latente entre la existencia del maltrato infantil y lo que dicen las leyes sobre el mismo. La ley contempla penas de multas, trabajo comunitario o cárcel para quienes provoquen daño físico o psicológico a menores, así como también orientación familiar para los casos más leves [1]. Sin embargo, socialmente el maltrato infantil sigue existiendo: un estudio de la Unicef realizado en el 2006 en algunas regiones de Chile (incluyendo la Metropolitana) determinó que 75,3% de 1525 niños recibía algún tipo de maltrato (psicológico, físico leve o grave) [2]. Y no sólo esto, sino que el maltrato infantil es aceptado por parte de muchas personas, llegando incluso a afirmar que a causa de las prohibiciones de golpear a los niños los jóvenes “no distinguen entre el bien y el mal” [3] o que el castigo físico es necesario porque llega un punto en el que “los jóvenes no entienden con palabras” y que “hay chicos que merecen un tirón de pelo o una palmada en el trasero” [4]. Además, se reacciona con violencia frente a los niños o adolescentes que osan defender sus derechos [5].

¿Nos seguimos extrañando que estas “tías” hayan recurrido a la violencia cuando los chicos no obedecían? Claro, se puede decir que ellas no son las madres, por lo que los golpes no corresponden, pero sería una excusa barata: el efecto de la violencia en los niños tiene igual o mayor impacto viniendo de los padres [6] [7]. Me parece que estas mujeres sólo fueron el chivo expiatorio de una sociedad que quiere sentirse mejor con respecto a su propio actuar.

Si de verdad se busca un cambio, hay que partir por casa. Exigir cárcel o golpear a estas mujeres no va a servir para evitar que más niños sean maltratados: este no es ni el primer caso ni será el último de maltrato en jardines y salas cuna. Las únicas formas de evitar que eso suceda es rechazando totalmente cualquier tipo de maltrato, físico o psicológico (¡de parte de cualquier persona y hacía cualquiera!) y ser más responsables con respecto a donde dejamos a nuestros hijos (varios padres señalaron que habían notado comportamientos extraños en sus hijos, pero seguían enviándolos a la institución). Seguir pidiendo cárcel y justicia no eliminará ni el sufrimiento de los niños ni de otros que probablemente estén pasando por lo mismo, incluso en sus propios hogares.


El periodismo ataca de nuevo

El diario chileno Las Últimas Noticias no se caracteriza precisamente por su prolijidad a la hora de investigar. Es más, LUN suele ser un periódico más de farándula que de cualquier otra temática más relevante y por lo mismo, a veces resulta ilógico dedicar tiempo y esfuerzos a rebatir sus artículos. Sin embargo, también hay que considerar que es uno de los diarios más vendidos del país y que la población suele tomar la perspectiva periodística como si de expertos se tratara. Por esto último, quisiera dedicar una entrada a rebatir el artículo “Veganos: no comen nada que tenga ojos“, escrito por Máximo Peralta.

Máximo Peralta comienza su artículo con el pie izquierdo afirmando que los veganos no consumen ciertos tipos de levaduras. Probablemente su comentario se deba a que la levadura está hecha de hongos, que son seres vivos. Sin embargo, los hongos se asemejan más a las plantas que a los animales, pues son seres vivos no sintientes. Un poco de investigación en las principales páginas sobre el tema hubiera dado al autor una idea mucho más clara de que puede o no consumir un vegano (en Conciencia Animal, Euroveg y Vegetarianismo.net el consumo de levaduras está recomendado en una dieta vegana).

Luego, Peralta menciona el caso de la familia vegana Le Moaligou. Esta familia francesa ha sido muy mencionada los últimos días debido a que su hija de 11 meses murió de desnutrición. Gran parte de la prensa mundial, LUN incluido, han achacado esa muerte al veganismo, sin considerar los principales factores que causaron la muerte de Louise:

- La familia Le Moaligou no sólo era vegana, sino también naturista. No creían en la medicina occidental, por lo que no llevaban a su hija al control pediátrico correspondiente. Esto se pone peor cuando se informa que Louise tenía una bronquitis crónica no tratada. Como ideología, el veganismo no se opone a la medicina. 

- Louise era alimentada exclusivamente con leche materna. Esto no sería un problema de no ser que la lactancia exclusiva sólo es recomendada hasta los 6 meses: luego se deben incluir otros alimentos que la beba de 11 meses no consumía.

- Los medios también han señalado que la leche de Sergine, la madre, no tenía los nutrientes necesarios debido a su veganismo, sin considerar que estudios hechos en países africanos han demostrado que la leche materna es nutritiva incluso si la madre sufre de desnutrición. Por supuesto, lo óptimo es que la madre esté bien nutrida, pero si esto no sucede sigue siendo poco probable que un bebé muera de desnutrición siendo amamantado.

En el fondo, el artículo de Peralta termina mezclando un montón de cosas para dar la impresión de que el veganismo es una dieta poco saludable. Crea fantasmas donde no los hay y propicia que los padres que optan por alimentar a sus hijos bajo tal régimen sean mal vistos y criticados. Imagino que también es un artículo que puede crear conflictos en los hogares donde los jóvenes siguen tal dieta. Pero claro, no importa crear conflictos y escribir un artículo mediocre y desinformado con tal de cumplir con la pega.


Desafío 2011: 50 libros

Buscando información sobre el Encuentro Medieval me topé con el blog de Lady Triana y gracias a ella me enteré del Desafío 2011: 50 libros. La idea es leer 50 libros entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de este año. Valen los libros repetidos y las novelas gráficas. Como ando harto floja con la lectura, decidí sumarme al desafío y ver si logro leer 50 libros este año. Parece una buena medida para incentivar la lectura: ya hay más de 600 personas participando. Si quieres sumarte, sólo haz click en la imagen.

Como reglas personales, no agregaré libros de la universidad a menos que me hayan gustado y marcaré con un asterisco los libros repetidos… Que por ahora son mayoría ¬¬’

Mi progreso:

15 / 50 books. 30% done!

1. *Ami, el niño de las estrellas de Enrique Barrios
2. *Ami regresa de Enrique Barrios
3. *Ami 3 de Enrique Barrios
4. *Carrie de Stephen King
5. Foucault para principiantes de Lydia Alix
6. ¿Dónde estás, mamá? La maternidad actual: costos invisibles en el desarrollo emocional de los niños de Marta Montaldo
7. Comer animales de Jonathan Safran Foer
8. Hijos en libertad de A.S Neill
9. Watchmen de Alan Moore
10. Homo Plus de Frederik Pohl
11. Corazones en Atlántida de Stephen King
12. El nuevo Summerhill de A.S Neill (compilado por Albert Lamb)
13. V de Vendetta de Alan Moore
14. Summerhill: un punto de vista radical sobre la educación de A.S Neill
15. *La casa de los espíritus de Isabel Allende


3º Encuentro Medieval en Santiago

Este sábado 16 de abril se llevó a cabo el 3º Encuentro Medieval en Santiago. Desde la primera vez que fui, en el 2009, había tenido ganas de asistir disfrazada… ¡Cosa que pude cumplir este año! Y no sólo me disfracé yo, sino que vestí a Samanta con un traje de la época.

Andrés (un amigo), yo y Samanta junto a unos monjes muy altos

La actividad estuvo muy entretenida: hubo luchas con intentos de armas de la época, música y actuaciones y venta de chucherías. Lo único que faltó fue comida. El ambiente estuvo agradable, como suele pasar en ese tipo de eventos en donde se junta gente con gustos similares (conciertos, eventos anime, marchas): la gente conversaba sin conocerse y se pedían fotografías unos a otros. De hecho, todos querían sacarse fotos con Samanta xD
Un joven se quiso sacar una foto con nosotros :P

Menos mal que para ella fue una experiencia agradable. Por momentos pensé que se asustaría de ver tanta gente o de que tantos se le acercaran, pero no. Al contrario, no lloró ni una sola vez y durmió entre todo el barullo sin problemas.
Samanta durmiendo en brazos de su padre

Espero poder repetir la experiencia el próximo año.


La psiquiatría: el único negocio en donde el cliente NO tiene la razón

En Terminator 2: Judgment Day, Sarah Connor está encerrada en un hospital psiquiátrico por afirmar que robots del futuro vienen a matar a su hijo. En 12 Monkeys, James Cole es internado al prevenir al mundo de una futura pandemia que él ya vivió. Este recurso cinematográfico ejemplifica el modus operandide la psiquiatría, que básicamente consiste en catalogar de locura todo aquel discurso y/o comportamiento que no encaje con la idiosincrasia y cosmovisión contemporánea. A diferencia de lo que muchos creen, la psiquiatría apenas tiene bases biológicas y cuando las tiene, estas son sumamente subjetivas y cuestionables.Antes de hablar sobre la psiquiatría en sí, es necesario enfocarse en su principal base: el Manual de Diagnóstico y Estadística para los Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en inglés). El DSM fue creado en 1952 para tener un referente oficial de trastornos mentales. Para cada edición del manual, varios psiquiatras forman un comité subdividido en cada grupo de trastornos (grupos de trabajo para los trastornos sexuales, grupos de trabajo para la esquizofrenia, etc).Cada trastorno se incluye o elimina del manual según las resoluciones de estos grupos de trabajo, basados en la experiencia de su misma disciplina y en las investigaciones científicas del momento (de neurología, de genética, etc). Actualmente, los psiquiatras basan su diagnóstico en la versión IV (publicada por primera vez en 1994 y revisada nuevamente en el 2000) y está en preparación la versión V, de la cual podemos leer avances en su página oficial. Para este texto pretendo utilizar ambas versiones (incluso sin estar terminada, los avances de la quinta versión dicen mucho de la práctica psiquiátrica).

El principal problema del DSM es que establece enfermedades sin tener una base que asegure que son trastornos. Un ejemplo de ello es el trastorno de la lectura (o dislexia), una enfermedad que está presente en la cuarta versión del manual, siendo que la causa genética aún es una hipótesis que se discute. Efectivamente, los exámenes genéticos sólo prueban de 40% a 50% de los casos diagnosticados de dislexia. Y de hecho, para diagnosticar un caso de dislexia, un psiquiatra sólo debe buscar la referencia de los síntomas en el DSM y no es necesario ningún tipo de examen extra.

En el libro Esquizofrenia: nuevas perspectivas hay un ensayo (Evolución, neurodesarrollo y esquizofrenia) escrito por César Ojeda que hace énfasis en esta diagnosis irresponsable por parte de la psiquiatría. El autor parte por mencionar que los seres humanos somos “organismos que tienen la capacidad de cambiar su estructura y modo de operación en respuesta a claves ambientales” (48) y por lo tanto muchas características de los llamados trastornos pueden ser aspectos desarrollados por la persona en respuesta a ciertas experiencias. César Ojeda también examina las principales fallas de las distintas teorías que han intentado explicar la esquizofrenia desde el punto de vista biológico, neurológico y genético y hace énfasis en que cada teoría sobre el origen de la esquizofrenia debe basarse en los nuevos descubrimientos de la teoría de la evolución.

Si bien las réplicas de Ojeda son muy interesantes e informadas, carece un poco de análisis social. Creo que la falla más importante de todas las teorías científicas que intentan descubrir un gen, una característica neuronal o una hormona que determine los trastornos mentales, es que se basan en una mayoría inexistente. Los investigadores funcionan a base de estadísticas: juntan a una X cantidad de personas y en base a ese grupo publican sus resultados. Pero esos grupos no suelen sobrepasar las mil personal. Considerando que la población mundial asciende los seis mil millones de personas y, estudios basados en esa mínima cantidad no pueden tomarse como la verdad. Y, vamos, para trabajar con personas creo que lo prudente sería usar información cierta y no meras teorías o estimaciones: estamos hablando de la vida de personas. Darle pastillas a un ser humano afectará su salud, su vida social y su salud mental o espiritual. Es una tremenda responsabilidad

Sumado a esto, también surge otra pregunta: ¿por qué la mayoría debe ser sinónimo de normalidad? Incluso si se hicieran investigaciones neurobiológicas o genéticas a toda la población mundial, no es posible saber si la mayoría es la sana o la mayoría es la enferma. Sigue siendo un enfoque subjetivo.Históricamente, ciertos aspectos que hoy se consideran locura, fueron considerados propios de santos o profetas. Asimismo, otras características que hoy consideramos “normales”, en otras épocas fueron consideradas enfermedad (la “negritud” y la homosexualidad, por ejemplo, consideradas enfermedadespor parte de los psiquiatras en tal época).

En la próxima versión del DSM, se pretenden catalogar como trastorno la adicción a los juegos y al internet, las compras compulsivas y hasta la transexualidad. Esto haría que un amplio porcentaje de la población fuera catalogada como enferma mental. Considerando que las leyes de muchos países, como la chilena y la estadounidense, obligan al paciente a recibir un tratamiento, es posible que una cantidad considerable de personas sea internada o reciba medicación. Además, la transexualidad volvería a considerarse una patología, aumentando la estigmatización. Y lo cierto es que la transexualidad (y casi todos los “trastornos” mentales) no es una enfermedad, como el cáncer o la peste, que afectan a las personas independientemente del contexto en que se ubiquen: la transexualidad afecta a ciertas personas por el grupo social en que se haya inmerso. ¿Es correcto, entonces, tratar con el individuo en lugar de modificar nuestro funcionamiento social?

A mi parecer, la psiquiatría clínica es una practica que debiera desaparecer y dar lugar a la psiquiatría social o a la terapia ocupacional. La primera, se enfoca en las causas sociales que pueden provocar que un individuo no pueda adaptarse y busca tratamientos en conjunto con toda la sociedad. La segunda, busca un tratamiento en conjunto con el individuo: no lo excluye como hace la psiquiatría. Ambas, cuidan de no calificar a la persona como enferma o trastornada. Lo cierto es que estas personas sólo son producto de sus experiencias.

Antes de poner sus vidas o las de sus hijos en manos de psiquiatra, miren esta disciplina de manera critica. La hiperactividad, la esquizofrenia, el síndrome de Asperger, NO son enfermedades ni trastornos, sino conjuntos de características que la sociedad no quiere aceptar. Tratarlas como enfermedad sólo logrará que estos aspectos no sean aceptados. Debemos luchar por lo contrario: por la aceptación de la diferencia

Bibliografía útil (no mencionada en esta entrada):

Los anormales de Michel Foucault
El poder psiquiátrico de Michel Foucault
(y gran parte de la bibliografía de Foucault)
Psiquiatría y antipsiquiatría de David Cooper
Bajo presión de Carl Honoré
El mundo feliz de Aldous Huxley
Una nueva visita a un mundo feliz de Aldous Huxley

Si conocen más libros o artículos, recomiendenlos.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 471 seguidores